“Como aquellos amantes descubiertos en medio de la pasión,

redescubiertos siglos después en una playa lejana.

Así vivimos, así morimos.

Escapando de las miradas extrañas,

del significado y el significante

Alejándonos a la luz del día,

para no recordar las pasiones de un amor finito”

Fragmento tomado de: http://www.ballenitasi.org/2009/10/envidia-los-amantes-de-sumpa.html

A ocho horas de la ciudad de Puyo se encuentra la provincia de Santa Elena en la región litoral del Ecuador, llegamos sin previa planificación, pero lo que sabíamos era que debíamos llegar a la “Capital del Sol”- Salinas, al salir del terminal tomamos un bus que nos llevaría a la ciudad donde nos quedaríamos por tres días.

Monumento a Los Mochileros – Santa Elena

Disfrutar de las playas ecuatorianas era un plan necesario, pero lo que me había llamado la atención era un letrero “Amantes de Sumpa” en el trayecto mientras nos dirigíamos a Salinas, no fue hasta el segundo día que nos dirigimos al museo que no visitaba hace ya 6 años.

Entrada al Museo

No es para perderse, el museo se encuentra a dos cuadras de la calle principal, es gratuito y puedes pedir un guía (es necesario), la base principal del museo es sin duda las osamentas que dan el nombre al lugar.

El recorrido del museo tiene duración de una hora aproximadamente, y se conocen detalles de la cultura “Las Vegas” ubicados en la provincia de Santa Elena, al ingresar “Los Amantes de Sumpa” te dan la bienvenida, son dos osamentas un hombre y una mujer entre los 20 y 25 años aproximadamente, se encuentran tal y como los encontraron abrazados, el hombre con un brazo sobre la cintura de la mujer en posición fetal.

Amantes de Sumpa

No se sabe porque fueron enterrados de esta manera, y varias leyendas se han levantado como inspiración de esta pareja.

Una de ellas nos dice que …

Hace miles de años, un pueblo llego a estas tierras tras un largo viaje en balsas, encontrando abundantes frutos, animales silvestres y unos pocos animales gigantes con los que lucharon por su supervivencia; aquí se asentaron poblaron y elaboraban sus casas de forma circular.

Adoraban al sol, pues este protegía a los navegantes y les seguía dando luz mientras ellos se alejaban de la playa.

En este ambiente nació un joven plebeyo, cinco años después, nace una bella sumpeña de clase matriarca, a quien se la tenía que respetar por su clase…Pasados los años los jóvenes se conocieron y frecuentaban a escondidas, dado que por sus distintas clases sociales estaba prohibido cualquier de acercamiento entre ellos.

Un día su amor es descubierto y el padre de la princesa junto al jefe de la tribu, lo enviaron a trabajar a los altos de los cerros para separar algo que no podía ser; al suceder esto la princesa enfermó, no comía ni dormía, y solo ofrendaba sus lágrimas a su dios sol, esperando el retorno de su amado; por lo que un día se fugó para ir a buscar a su amor, como no conocía, terminó perdiéndose.

El joven fue traído de vuelta para ver si así la princesa regresaba, comenzaron a buscarla y un día encontraron su cuerpo agonizante; ella en ese momento, solo miraba al cielo y decía el nombre de su amado, como última palabra antes de morir.

Cuando el joven la vio muerta pidió ser enterrado vivo junto a ella, ante la atónita mirada del pueblo ahí presente. Los padres de la princesa conmovidos no atinaban que hacer, por lo que el jefe de tribu tomo acción, esta conversa con el joven Sumpa, quien le ratifica su deseo para que nunca más se prohíba el amor entre plebeyos y la clase social alta. Se cumple finalmente lo solicitado por el joven.

Se coloca junto a ella a, cogió sus brazos y los puso sobre su cabeza para sentirlos acariciado su cabellera, los ojos de ella en dirección a su corazón, pues este morirá palpitando por ella; con la pierna derecha, cubre la pierna izquierda de ella para trasmitirle su amor infinito, y su mano bordea su cintura para dar el eterno abrazo con que partirá gustoso. Ahora si estaría para siempre junto su mujer amada. Sobre sus cuerpos ponen las hojas y maderos, luego las conchas y por último las pesadas piedras para que sus almas no escapen y sigan juntos como lo habían deseado; después, terminaron echando tierra sobre sus cuerpos, pero no sobre el amor de estos sumpeños que vivirá por siempre y dejándonos como legado la más grande historia de amor de estas tierras, que ha sobrevivido doce mil años y que hoy conocemos como los amantes de Sumpa …

Fragmento tomado de: http://www.ballenitasi.org/2009/12/los-amantes-de-sumpa.html
Otros vestigios de enterramiento secundario

Los Amantes de Sumpa no son los únicos vestigios encontrados en este lugar, fueron mas de 200 vestigios encontrados por el arqueólogo norteamericano Edward Lanning en 1964, llegando a la conclusión que era un sitio sagrado de enterramiento de la cultura Las Vegas, el museo también consta de una casa campesina, donde se muestran de manera ambientada las costumbres y las tradiciones de los abuelos en la que instalaban sus talleres tradicionales y su forma de vida de los años 1930.

Aquí un poco de lo que puedes aprender

Un lugar que se debe visitar por más de una vez.

¡Ven y sígueme la pista!

Categorías: BLOG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *