Salir del diario vivir, despejar la mente de los documentos, los papeles y las responsabilidades de adulto es necesario de vez en cuando por no decir obligatorio. Darse una escapada para meditar en la naturaleza, recordar y agradecer por el aquí y el ahora es uno de los ejercicios que se ha incluído en mi día a día, y más aún cuando no ha sido una semana positiva por el simple hecho de que las cosas no salieran como queríamos. ¡Eso me paso a mí!

Hace quince días decidí salir de ese cúmulo de “cosas por hacer” y me escape a uno de los atractivos turísticos más importantes y controversiales que tiene la provincia de Pastaza, (la ventaja de vivir aquí), el gran Río Piatúa, llegue sin saber como ni con una ruta planteada.

El río Piatúa está ubicado en el cantón Santa Clara dentro de la provincia de Pastaza y paso obligatorio si quieres ir a la provincia del Napo, se encuentra a unos 45 minutos de la ciudad de Puyo, como a mí, me encanta parar y conocer, parar y preguntar, decidí quedarme en Santa Clara unos minutos para preguntar a los moradores como llegar, que debía conocer ahí y hacer uno que otro amigo.

El cómo se registró la ciudad de Santa Clara en el mapa es muy interesante, y hay un blog dedicado a este tema te lo dejo

El calor en este sector es inminente pero ese día estaba nublado y pedía que no lloviera, tome un taxi desde Santa Clara al famoso e inmenso Río Piatúa, no fueron mas de 6 minutos y ¡llegamos!, era un día martes y no había gente ¡que ventaja!, el tiempo para recorrer, aprender, encontrar y tomar fotografías con paciencia y sin apuro es lo más bonito que hay.

El complejo es gratuito, hay pequeñas casetas donde puedes sentarte a observar el río, existen lugares para degustar platos tradicionales y uno que otro sendero, pero ¡me llovió! como era de esperarse, así que con paciencia espere a que escampara un poco para poder recorrer y tomar fotografías, me habían dicho que cuando llueve el Piatúa es peligroso y yo me encontraba a las orillas de tal majestuoso lugar simplemente admirándolo.

Existe un puente y la vista desde ahí es lo más hermoso, como es bien sabido después de una buena lluvia en Pastaza minutos después se prende el sol, ¡y eso paso!, corrí al puente y me dedique a observar lo pequeños que somos en comparación a la naturaleza, lo pequeños que son nuestros problemas en comparación a la vista del lugar, a las piedras gigantes y a los árboles enormes. ¡me había olvidado de las dificultades de esa semana!

Camine por los senderos y encontré a vecinos del lugar me presentaron a Maruja, su amiga y vecina lora que vive en un árbol cerca del río y que de vez en cuando baja para presumir sus colores y enorme cola, ¡era preciosa!, me quede admirándola un buen rato mientras me explicaban como es el oficio de vivir y trabajar junto al río Piatúa.

En este lugar puedes encontrar plato tradicionales como el famoso volquetero, caldo de carachama, Maito de Garabatoyuyo y Palmito etc.  Aquí hay de todo , río, paz, sol, lluvia, comida ¡que más quieres!

Los moradores del complejo me explicaron que también se están construyendo unas pequeñas cabañas a las orillas del río para poder pasar las noches que desees en el lugar, ¿Te imaginas despertarte y observar el gran Río Piatúa junto a tu cama? ¡lo esperamos con ansias!

Después de pasar un par de horas en el lugar, regrese a la vida de adulto, pero descansada y feliz de vivir aquí.

¡Ven y sígueme la pista!

¿Qué llevar?

  • Ropa cómoda
  • Zapatos deportivos
  • Cámara
  • Bañador

El resto te lo da la naturaleza.

Categorías: BLOG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *