La inmensidad de nuestra amazonía a provocado mitos y leyendas, seres fantásticos que dan explicación a los sonidos extraños de la pachamama.

La cuenca amazónica está poblada de misterios que son alimentados por las leyendas que repite la gente en los campamentos de colonos y en las viviendas de la comunidades indígenas nativas.

De pronto, sale de la espesura del bosque el chullachaqui, ese ser fantástico solo reconocible por su pata de cabra y que es cruel con sus víctimas.

O el temible tunchi que deambula en la selva por la noche, atrayendo a sus víctimas con su estridente silbido, que se hace más agudo mientras más cerca está de sus víctimas.

Los demonios más terribles de la selva son el chullachaqui, el tunchi y el mapinguarí

El Chullachaqui

El chullachaqui  o shapingo es un ser de feo aspecto que tiene un pie grande y otro pequeño, uno como pata de cabra. 

Los indígenas lo reconocen por la huella de sus pies desiguales.

Emite sonidos que imitan el canto de un ave o el bramido de un animal.

Se le puede disparar a boca de jarro sin herirlo.

Y es el dueño de los animales, que castiga al que viola su ley, cazando sin pedir su permiso, o sancionando al que caza en exceso depredando las especies del bosque.

El Tunchi o tunche

El tunchi  o maligno es un alma en pena, que emite un silbido parecido al lamento de la persona que fallece, como el sonido que hace el aire al pasar con fuerza  por un tubo estrecho.

El tunchi se aparece cuando alguien fallece, recordándolo, recogiendo sus pasos. Muchos lo consideran un ave nocturna que recuerda a las almas sin rumbo y sin reposo. 

El Mapinguarí

El mapinguarí es un gigante peludo, como un gran mono, que tiene un solo ojo en medio de la frente y una boca tan grande que le llega al ombligo.

Anda de día, grita como una persona y despide un olor nauseabundo.

Por donde pasa rompe las ramas secas y derriba los árboles, hasta el punto de que se puede decir que simboliza a la deforestación destructora. Solo teme al oso perezoso.  

Pero hay otros, muchos seres fantásticos en la selva amazónica.

Otros seres de leyendas

El curupirá

Como el  curupirá, protector del bosque y que persigue a los que lo deforestan, y que no puede ser seguido porque camina con sus pies al revés, y se aleja pareciendo que se acerca.

Y también hay seres fabulosos que viven en las  aguas profundas  de los ríos. 

La Yacuruna

Como la yacuruna, que seduce a las jóvenes y las hace desaparecer en el fondo de las aguas.

La Yacumama

O como la yacumama, una gigantesca anaconda madre del agua y protectora del río Amazonas. 

El bufeo colorado

Otra leyenda amazónica muy conocida es el delfín rosado o bufeo colorado que se transforma en un hombre seductor por las noches, y conquista a las mujeres bellas para llevarlas al río.

El barco fantasma

También se habla de un barco fantasma que surca las aguas de los grandes ríos, tripulado por bufeos, que atrae a los navegantes hacia los remolinos para hacerlos naufragar. 

Otra leyenda popular de la Amazonía es la Ayaymama. Dos niños abandonados en la Amazonía son transformados por la madre naturaleza en aves para volver a su hogar.

Fuente: delamazonas.com

Categorías: BLOG

1 comentario

Daniela · junio 24, 2021 a las 11:47 pm

Que interesante. Muchos de estos relatos no los conocía. Es muy atractivo el analizar y vincular los mitos de una zona con sus características geográficas y biológicas. No puedo evitar pensar que el Chullachaqui debe ser muy común en las historias de las comunas donde suele haber conflicto gente-fauna debido a la expansión humana.
Interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *