Si has nacido en Ecuador sabes lo que significa esta frase “Sin misa no hay fiesta”, y es que el 91,5% de la población es creyente en este país, y mi familia forma parte de ese porcentaje.

Seguro estas familiarizado con las grandes fiestas después de cada sacramento celebrado dentro de una familia creyente, pero te has puesto a pensar ¿desde cuando celebramos de esa forma?, me refiero a la misa familiar y después la fiesta con comida y bebida ¡propio de nosotros!

Hemos entrado a la tan famosa época de cuaresma, a una de las fechas dentro del calendario católico mas importante y sin duda más respetada ¿Por qué lo hacemos?, después del famoso carnaval (tenemos un blog dedicado a ese tema), viene el tiempo de perdón y reflexión.

Si desean leerlo para ponerlo en contexto.

¿Qué significa el miércoles de ceniza?

Lunes y martes de carnaval (fiesta y desenfreno desde hace años atrás), llega el miércoles un día santo católico de oración y ayuno, día en el que la mayoría de los católicos manchan con una cruz de ceniza su frente, según los judíos y los árabes acostumbraban a marcar su frente de ceniza en señal de luto o duelo, posteriormente lo hacían en señal de malas noticias o arrepentimiento profundo, con la llegada de la iglesia la ceniza se pone en forma de cruz en señal de ayuno y arrepentimiento por las acciones realizadas días atrás. Actualmente la ceniza representa una costumbre que recuerda a los que la practican que algún día vamos a morir y que el cuerpo se va a convertir en polvo.

El miércoles de ceniza es el inicio de la cuaresma, 40 días antes de Semana Santa, la mayoría de católicos toman este tiempo para acercarse a Dios con la idea de un nuevo comienzo, una nueva vida de perdón y arrepentimiento acercándose a la forma de vida de Jesús.

Generalmente en nuestro país el turismo religioso es mucho más fuerte en estas fechas, se acostumbra a visitar las iglesias para conocer su historia, parte de su arquitectura, participar en recorridos nocturnos que nos recuerden parte de las costumbres y tradiciones antiguas, estas tradiciones todavía se conservan hasta la actualidad, todos estos detalles nos hacen darnos cuenta que formamos parte de un país aún religioso que lejos de que lo practiquemos o no, todo ese sincretismo forma parte de nuestra historia y ha formado el país que somos lleno de misticismo y mezclas.

¡y eso es lo bonito del Ecuador!

¡ven y sígueme la pista!

Categorías: BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *